Category: Video

DIWO Co-op: Do it With Others, and make a co-op while you’re at it

GT badges

DIWO Co-op is a worker-owned co-op located in Madrid, Spain. They’re a sister-co-op to Guerrilla Translation, and they’ve continually delighted us with their friendship, advice  – and, hey, some kickass Guerrilla Translation badges like the ones featured above! We wanted to return the favour, so we’ve been translating and copy editing the static content on their English site.

Recently, they were featured on the Spanish TV program, “La Aventura del Saber“. This program forms part of a larger project, “La aventura de aprender“, which analyses the ways in which communities learn from each other and give back to the Commons.

The following video will be both familiar and inspirational to anyone who has ever been involved in a cooperative enterprise. In the interview, our beloved DIWOIDS Mamen Martín and Rosana Fernández talk about cooperativism and different forms of collaboration in contrast to individualism, and the differences between traditional enterprises and co-ops. Don’t miss Mamen’s tale about the financial advisor that urged them *not* to become a co-op because “they’d lose control of their company”, and their reaction.

The DIWOIDS misspoke twice during the interview, resulting in two small boo-boos. The original 15 M march was in 2011, not 2012; they also flubbed a point at the end while talking about the role of the coop’s general assembly. Those errors have been miraculously healed in our subtitle track! Amazing! All in the interest of clarity and accuracy. After the vid, we’ve included some of the info from their website.

Hit the “close captions” button at the bottom right to active our English subtitles for this vid.

We have some exciting plans coming up with DIWO for this fall, namely the launch of DIWOShop, in collaboration with Freepress Coop,  where we’ll be providing free translation and promotion services to a selection of ethical and environmentally-oriented enterprises. Watch for that! But don’t worry, we’ll keep you informed.

The following is extracted from DIWO’s website:

DIWO/We are:

diwo coop is a worker owned co-op specializing in custom button/badge production and other kinds of merchandise for distribution. The co-op is made up of people with various professional backgrounds. We formed our project to help promote communications by and for groups, organizations and companies working for the common good and aimed at building more ethical and sustainable societies. We created diwo coop in 2012, building on and including our previous project, platypusLab, because we’re convinced that collaboration is the best way forward from the current situation of widespread precariousness.

DIWO/We do: 

platypusLab, specializing in badge/button production and distribution of customized merchandise since 2008, became part of diwo coop in 2012. We distribute within the EEC all of the following, among other items:

– Custom button badges
– Custom and neutral lanyards and accreditation holders
– Event security wristbands
– Textile screen printing
– Custom coffee or beer mugs

merchandising

 

 

 

FLOK Society: Visión de una economía post-capitalista

Playground BlocksDavid Bollier & Michel Bauwens

El fundador de la Fundación P2P, Michel Bauwens, ha grabado cuatro vídeos cortos en los que explica el pionero proyecto de investigación “FLOK Society“, desarrollado en Ecuador. FLOK significa “Free, Libre, Open Knowledge” (Conocimiento Libre y Abierto) y FLOK Society es un proyecto financiado por el gobierno de Ecuador para conceptualizar una transición estratégica del país hacia una economía post-capitalista funcional basada en el conocimiento. Como director de investigación del proyecto, Michel está investigando junto a su equipo, los retos prácticos de convertir la producción entre pares orientada al procomún en una realidad factible y generalizada en el contexto de la política y la legislación nacional.

Los cuatro vídeos –con una duración de entre cuatro y seis minutos cada uno– son un modelo de concisión. A continuación, resumiré el contenido de cada uno lo que espero os anime a verlos todos (podéis acceder a ellos a través de los enlaces insertados en los títulos).

Primera parte: FLOK Society

Bauwens destaca la importancia de que esta sea “la primera vez en la historia de la humanidad en la que un estado-nación solicita una propuesta de transición hacia una economía P2P”. Nos anima a ser conscientes de que “por cada actividad humana, existe un procomún de conocimiento que puede ser accesible a cada ciudadano, empresa, y funcionario público”. Este sistema de información abierta y compartible tiene poco que ver con el paradigma del conocimiento privativo, sólo accesible para quien se pueda permitir pagar el precio de la información registrada y patentada. El nuevo sistema podría adaptarse a la educación, a la ciencia, a la investigación médica y al entorno cívico, entre otros ámbitos.

Logo FLOKEl proyecto FLOK Society trabaja activamente en la búsqueda de lo que denomina “mecanismos de alimentación” que facilitan y empoderan la producción entre pares orientada al procomún. En lo que a educación abierta se refiere, los libros de texto y los recursos educativos abiertos ayudarían a las personas a introducirse en este sistema alternativo. Aun así, existen una serie de condicionantes materiales e inmateriales a tener en cuenta.

El hardware propietario es un ejemplo de condicionante material. Si los sistemas propietarios existentes fueran reemplazados por sistemas abiertos, cada usuario se gastaría una octava parte de lo que paga de media hoy en día. Dicho de otro modo, la cantidad de estudiantes que hoy pueden participar en la creación y divulgación de conocimiento, sería ocho veces mayor, explica Bauwens, algo que, ya de por sí, aportaría tremendos beneficios. En cuanto a los “condicionantes inmateriales” estaríamos hablando de la necesidad de innovaciones como la “certificación abierta” para reconocer las habilidades de aquellos que se forman en la periferia de las instituciones educativas tradicionales, como es el caso de las comunidades de hackers.

Segunda parte: Conocimiento tradicional

La protección de los beneficios que surgen de un conocimiento compartido suscita una serie de retos específicos para las sociedades tradicionales. Estas comunidades han compartido su conocimiento internamente durante generaciones pero, en las últimas décadas, las corporaciones multinacionales se han apropiado de este conocimiento, evadiendo cualquier tipo de compensación, para producir semillas patentadas y otros productos propietarios. No es de extrañar pues que las comunidades tradicionales e indígenas se muestren escépticas ante la idea de una “economía colaborativa”. La llevan practicando desde tiempos inmemoriales y su puesta en práctica presenta tremendas vulnerabilidades ante los fraudes de los agentes del mercado (“bio -piratería”).

Como solución, Bauwens propone que las comunidades adopten “licencias basadas en la reciprocidad” para crear “entidades de mercado éticas” dedicadas al bienestar de la propia comunidad y bajo sus propias condiciones. “La licencia de producción entre pares”, dice Bauwens “es un tipo de licencia que sólo permite a cooperativas, entidades sin ánimo de lucro, y agentes relacionados con el procomún, el acceso y la utilización del material licenciado”. Estas licencias prohibirían la capitalización del procomún por parte de entidades comerciales sin una reciprocidad explícita.

Tercera parte: Sistemas de creación de valor

Bauwens describe distintos tipos de “sistemas de creación de valor” para producir y distribuir riqueza. El modelo dominante de nuestra época es el que Bauwens llama el “capitalismo cognitivo”, en el que se obtienen plusvalías de una propiedad intelectual controlada por grandes empresas que venden sus productos con grandes márgenes de beneficio. Sólo una quinta parte de la capitalización de las grandes empresas consiste en valores materiales identificables, el resto son valores especulativos. Esto significa que hay una gran cantidad de “valor ausente” o de dimensión intangible. Y gran parte de él, explica Bauwens, procede claramente de la cooperación social que implica la creación de valor.

El “capitalismo netárquico” es otro de los sistemas de creación de valor descritos por Bauwens; se trata de la jerarquía de las redes abiertas utilizadas por capitalistas. Facebook es el principal ejemplo. Su enorme valor en bolsa proviene de una comunidad de usuarios cuya auto-organización y afán de compartir crea un “capital de atención” que Facebook después vende al sector publicitario. “Vemos un crecimiento exponencial del valor de uso generado por los propios usuarios”, dice Bauwens, “pero su monetización es dominio exclusivo de grandes plataformas privadas, como Facebook”.

Esto, a fin de cuentas, supone otra vía de explotación del procomún. Tengamos en cuenta que el crowdsourcing tiene un valor estimado de dos dólares por hora trabajada, muy por debajo del salario mínimo de un empleo convencional. “La gente tiene plena libertad para contribuir”, dice Bauwens, “pero los medios de monetización no están democratizados”.

Deberíamos, pues, empezar a construir una alternativa caracterizada por “una economía cívica P2P en la que el valor retorna a los creadores del mismo”. Tenemos que desarrollar nuevos tipos de entidades éticas de mercado capaces de producir una “acumulación cooperativa” en lugar de una “acumulación de capital”.

Cuarta parte: Sistemas tecnológicos

Previsiblemente, las redes P2P seguirán expandiéndose en el futuro. Aun así, surgen dudas en torno a la cuestión de si podrán las redes del procomún disfrutar de los beneficios de su propio trabajo, debido a que el propio diseño de la tecnología puede afectar al beneficiario.

Diagrama cuatro escenarios

Bauwens expone un esquema con cuatro cuadrantes. El cuadrante del “capitalismo netárquico” muestra un control centralizado sobre la arquitectura del sistema y la privatización tanto de la información personal del usuario, como de todas las ganancias derivadas. “Este sistema de creación de valor está inscrito en el propio diseño de su tecnología”, apunta Bauwens.

Otro cuadrante describe “un diseño anarco-capitalista” –capitalista pero distribuido, no centralizado. Sin embargo, dado que aún existe una escasez artificial a la hora de acceder a los recursos (como sería el caso de Bitcoin) se siguen imponiendo límites artificiales sobre aquellos que pueden beneficiarse. Si no tienes dinero, no puedes participar ni obtener un beneficio.

“Local y distribuido” es otro de los sistemas tecnológicos, en cuyo caso los beneficios se comparten entre todos. Algunos ejemplos serían el compartir bicicletas, coches, y conocimiento de manera abierta. Este es el valor del sistema ejemplificado en los movimientos de resiliencia local y las comunidades en transición o Transition Towns. 

Este último sistema indudablemente supone una mejora sobre las modalidades cognitivas y netárquicas del capitalismo, pero se ve limitado por su carácter exclusivamente local. No conecta con la dimensión global.

Para Bauwens, el cuadrante que mejor describe un escenario futuro deseable es aquel que combina la producción local con un procomún global para el beneficio de todos. La idea consiste en que lo pesado (la producción física) debería ser local, mientras que lo ligero (el diseño, el conocimiento) debería ser global. FarmHack, Open Source Ecology y otros sistemas de diseño distribuido para maquinaria agrícola o “hardware abierto” son buenos ejemplos.

Las características intrínsecas a este sistema de creación de valor favorecerían redes distribuidas de micro fábricas, en las que se podrían descargar diseños y planos de productos para su fabricación por, aproximadamente, una octava parte del coste de los productos patentados convencionales. Esta infraestructura favorecería, por ejemplo, la producción local de productos tecnológicos adecuados a granjas familiares o indígenas. Evidentemente, se trata de un diseño de sistema tecnológico muy distinto al control centralizado y a la inversión en patentes que corporaciones como Monsanto y Del Monte pretenden imponer a comunidades en todo el mundo.

Conclusión

No cabe duda de que hacer de esta visión una realidad demandará un gran esfuerzo a la hora de elaborar estrategias realistas y establecer las estructuras políticas y sociales para llevarlas a cabo. Pero, al desarrollar una visión coherente y detallada que aglutina tendencias existentes con anhelos populares, FLOK Society realiza una contribución inestimable a la visión del procomún y la producción entre pares.


Guerrilla Translation/Relacionado:Hacia un procomún materialMichel Bauwens Dmytri Kleiner John Restakis¿Qué es el procomún?Helene Finidori Gemeingüeter Germany:Strip Cuatro EscenariosCuatro escenarios futuros para la economía colaborativa/ Michel Bauwens

Cómo curarse del capitalismo: Cooperativismo y democracia laboral

Richard D. Wolff

En este vídeo y el artículo corto que lo acompaña, el profesor Richard D. Wolff, experto en cooperativas y economista heterodoxo estadounidense explica los motivos por los que el crecimiento ha adquirido tal protagonismo en nuestros sistemas políticos. La desigualdad es consecuencia de la forma en la que están organizadas las empresas. Asumiendo que pasamos una parte significativa de nuestras vidas en el trabajo, ¿qué pasaría si extendiéramos nuestro afán democrático al entorno laboral? ¿en qué cambiaría la sociedad si todas las empresas fueran más democráticas? ¿cuáles serían las implicaciones sociales y políticas de un cambio como este?

(Para activar la pista de subtítulos, pulsad el botón rectangular de la parte inferior derecha y elegir “Spanish – (Spain) -Guerrilla Translation!”)

Prosperidad y democracia económica: La solución de las cooperativas de trabajadores

Las WSDE (Empresas autogestionadas por los trabajadores, por sus siglas en inglés) son una respuesta al fracaso del capitalismo a la hora de proporcionar prosperidad económica, y también al del socialismo en cuanto al establecimiento de una democracia económica.

Entre los factores que impiden la formación, en los EEUU, de una nueva izquierda organizada y políticamente eficaz, se encuentra la profunda frustración de los activistas interesados en hacer que eso suceda. El declive desde los años 70 (y particularmente desde 2008) de la habilidad del capitalismo de “cumplir con su cometido” hacia la mayor parte de la ciudadanía ha llevado a muchas personas a cuestionar, criticar y desafiar el sistema capitalista. El destacado sondeo llevado a cabo por el Pew Research Center en diciembre de 2011 evidenció que un alto porcentaje de americanos se mostraba favorable al socialismo. Muchos más estarían de acuerdo hoy día. No obstante, los activistas de izquierdas se ven cada vez más frustrados por la falta de una alternativa sistémica viable que pueda atraer a aquellos que están desencantados con el capitalismo.

Las izquierdas se ven doblemente frustradas porque las alternativas socialistas tradicionales ni logran inspirar al público ni consiguen mobilizarlos a ellos. Las implosiones del socialismo soviético y los socialismos de Europa del Este, en conjunción con grandes cambios en China y más allá, han alimentado esa frustración. La han avivado también, aunque de un modo diferente, la aceptación del neoliberalismo por parte de los partidos socialistas de Europa Occidental, desde los años 70, y sus políticas de austeridad, desde 2007-2008. El colapso del partido socialista griego, y de igual manera, la disminución importante en el apoyo electoral del partido socialista alemán y otros partidos socialistas, son un claro reflejo de las frustraciones que existen entre los socialismos tradicionales por los que éstos abogan.

Los programas socialistas tradicionales, basados en un gran nivel de intervención gubernamental en la economía (por medio de diversas regulaciones de mercado y empresa, de propiedad y gestión estatal de las empresas, planificación centralizada, etc.) ya no consiguen suscitar mucho apoyo. Cuando en ocasiones parecen conseguirlo (como fue el caso de las últimas elecciones presidenciales y legislativas francesas, por ejemplo), el socialismo tradicional demuestra ser meramente retórico y simbólico, por no haber definido ni perseguido una verdadera alternativa a un capitalismo profundamente impopular. El apoyo del gobierno francés se esfumó rápidamente.

Ante los enfoques socialistas tradicionales, el público responde, cada vez más, con una indiferencia escéptica que podría traducirse como “ya hemos pasado por eso”. Muchos se han formado la opinión de que los socialismos tradicionales, cuando han conseguido instaurarse, demostraron tener demasiadas deficiencias, fueron demasiado insostenibles, o ambas cosas. El creciente interés público que desde la crisis de 2008 se ha despertado hacia las alternativas al capitalismo ha chocado de frente con la pérdida paulatina de confianza en el socialismo tradicional.

La frustración de la izquierda, teniendo en cuenta que el atractivo del socialismo tradicional se ha agotado, surgió ante la falta de una alternativa atrayente y generalmente aceptada al capitalismo. La izquierda no podía proporcionar lo que anhelaban las masas, mientras éstas intensificaban sus críticas hacia el capitalismo en general, su caída a largo plazo y su crisis a corto plazo.

En este punto entra en escena el concepto de las cooperativas de producción o cooperativas de trabajo asociado, o aún mejor, el término poco adecuado pero más específico: empresas auto-dirigidas por los trabajadores (WSDE). Esta idea, que tiene siglos de antigüedad, ha sido reavivada, rediseñada y aplicada para que vaya mas allá del socialismo tradicional. El resultado es una nueva visión de un capitalismo alternativo que podría ayudar a movilizar a una nueva izquierda.

Al establecer la democracia en el seno de las empresas, las WSDE hacen que el gobierno asuma sus responsabilidades ante el pueblo, como trabajadores. La democracia política no es más que una formalidad cuando la dependencia directa de los gobiernos hacia las personas, como votantes, no va acompañada de una dependencia hacia las personas como trabajadores”

Las WSDE reemplazan las empresas capitalistas jerárquicas (organizadas de arriba hacia abajo y dirigidas por sus accionistas principales y las juntas directivas que éstas escogen) por empresas democráticas dirigidas por todos sus trabajadores. Éstas últimas toman colectiva y democráticamente todas las decisiones sobre qué, cómo y dónde se produce. Y lo que es más importante, deciden cómo usar los ingresos netos de la empresa.

La dependencia de los gobiernos (a nivel municipal, regional y nacional) del pago de impuestos por parte de las empresas se convierte, por lo tanto, en una dependencia hacia las personas, como trabajadores. Ya no se usarán los impuestos ni ninguna otra distribución de ingresos netos para moldear las políticas gubernamentales en beneficio de intereses no comunes (capitalistas dentro de las empresas) y en contra de los trabajadores o los ciudadanos.

La importancia de tales transformaciones, a pequeña escala, hacia el modelo WSDE, no puede sobrevalorarse. Por el hecho de situar poderes económicos claves en manos del estado (la regulación o propiedad de las empresas, la imposición de una planificación por encima o en lugar de los mercados), el socialismo tradicional normalmente acumulaba demasiado poder, o exclusivamente en el estado o bien entre el estado y las principales empresas capitalistas que éste “regulaba”. Demasiado poco poder compensatorio, real e institucionalizado residía dentro de las empresas, en manos de los trabajadores. Como resultado, no existían en la vida económica la transparencia, la responsabilidad, ni el tener que rendir cuentas, y por lo tanto, tampoco existía la democracia económica. Cosa que a su vez minaba la democracia en el ámbito político.

Las WSDE podrían solucionar ese problema. En las economías donde predominan las WSDE, los recursos financieros del estado (los impuestos cobrados a las empresas y/ o los préstamos recibidos de las mismas) están compuestos por las contribuciones de los ingresos netos hechos por los trabajadores de estas empresas. Del mismo modo, el uso de los ingresos netos de cualquier empresa para la financiación de partidos o personalidades políticas, esfuerzos de lobbying o centros de estudios, sería un reflejo de las decisiones democráticas de sus trabajadores. Siempre ha sido una característica estructural fundamental del capitalismo – la dictadura del capital dentro de las empresas – la que ha generado los incentivos y proporcionado los recursos para que los capitalistas pudieran doblegar el gobierno para ponerlo al servicio del capital y en contra de los trabajadores. Una economía basada en WSDE, en cambio, aboliría esa dictadura, y en consecuencia, sus efectos políticos.

Al establecer la democracia en el seno de las empresas, las WSDE hacen que el gobierno asuma sus responsabilidades ante el pueblo, como trabajadores. La democracia política no es más que una formalidad cuando la dependencia directa de los gobiernos hacia las personas, como votantes, no va acompañada de una dependencia hacia las personas como trabajadores (en gran proporción, las mismas personas). La democracia política verdadera requiere la intregración de una alianza con la democracia económica, tal y como se contempla en las economías donde predominan las WSDE. El énfasis excesivo del socialismo tradicional en sus diferencias a nivel general con respecto al capitalismo (la sustitución de la regulación/propiedad estatal por la propiedad privada y la planificación estatal por los intercambios comerciales) sería corregido de forma radical por las transformaciones, a pequeño nivel, en la organización empresarial, que pasaría de una organización capitalista a un modelo de WSDE.

Las empresas democratizadas, por supuesto, tendrían que compartir poderes, a todos los niveles (municipal, regional y nacional), con unas estructuras políticas democráticas vinculadas al lugar donde desarrollan su actividad dichas empresas. Las consecuencias politicas de las decisiones empresariales, igual que las consecuencias empresariales de las decisiones políticas, requerirían que la toma de decisiones en ambas áreas sociales (la empresa y la comunidad residente) fuera mutuamente respetuosa e interdependiente. La democracia basada en las empresas co-gestionaría, junto con la democracia basada en la comunidad residente, el espectro completo de las decisiones sociales, incluyendo las funciones y políticas de cualquier sistema político.

En este contexto, la transformación de las empresas capitalistas en WSDE cambiaría radicalmente los lugares de trabajo, las comunidades residenciales, y por consiguiente, la vida de prácticamente todo el mundo. Podría realizar el cambio sistémico que se proponían las socialismos tradicionales, pero que nunca lograron: una alternativa viable y atractiva que sea preferible al capitalismo. Ello ofrece a la izquierdas un medio para superar sus frustraciones y un epicentro alrededor del cual reagruparse y existir mientras construyen nuevos movimientos y organizaciones.


Guerrilla Translation/Relacionado:Hacia un procomún materialMichel Bauwens Dmytri Kleiner John RestakisRevolución integral Enric DuránStrip Capitalism works¡El capitalismo me funciona! Verdadero/FalsoSteve Lambert

REACTOR

Un documental de Ian MacKenzie

Alcanzar la experiencia mística no es suficiente, porque conduce a la pasividad y, en mi opinión, va en contra de un compromiso verdadero, ético y profundo… hacia la vida. Creo que a los bosques les da igual que hayas alcanzado la iluminación o no. Mientras, a quienes sufren un sistema económico injusto les da igual que hayas despertado espiritualmente, o que estés entonando un mantra u otro. Lo verdaderamente importante es tomar ese “despertar” y ponerlo a hacer algo útil…”

El 11 de Marzo del 2011, un terremoto de magnitud 9.0 desencadena un gigantesco tsunami frente a las costas de Japón. La tragedia se salda con unas 15.878 muertes estimadas y daños por valor de billones de dólares, entre ellos la fusión parcial de tres reactores de la planta nuclear de Fukushima Daiichi.

En abril del 2012, Michael Stone, maestro budista, activista y yogi, peregrina hasta un Japón devastado por el tsunami y por la catástrofe de Fukushima. Michael habla con residentes de la zona, artistas, activistas e investigadores sobre la vida después de la catástrofe y reflexiona sobre las antiguas tradiciones Zen, sus ciudades y sus templos. ¿Cómo podemos encarnar el Juramento Bodhisattva en un momento así?

REACTOR es un mediometraje que explora cómo dejar atrás narrativas prescritas y los motivos para hacerlo, facilitando un despertar personal y social capaz de suscitar la interconexión y mostrarnos la importancia de nuestras acciones.

(Para activar la pista de subtítulos, pulsad el botón rectangular de la parte inferior derecha y elegir “Spanish” Recomendamos ver el filme en calidad 720hd, alta-definición)


Guerrilla Translation/Relacionado:Money & LifeKatie Teague Stormcloud MediaIntroducción a “Sacred Economics”Charles EisensteinStrip Capitalism works¡El capitalismo me funciona! Verdadero/FalsoSteve Lambert

Malcolm X explica el nacionalismo negro

MalcolmXfreedom1Banner

Malcolm X se dirige al público del Auditorio Audubon, en Washington Heights, Nueva York, el 29 de marzo de 1964. Hemos subtitulado este vídeo en colaboración con Raimundo Viejo Viñas para el curso “Nación, independencia, poder constituyente” de Artfakte que se celebrará el 29 de marzo en Barcelona. No os lo perdáis si andáis por ahí.

Según Malcom X: “Para lograr la libertad, se necesita un poco de judo, de karate… se necesita todo lo que nos ayude en la lucha por la libertad. Hagámosles pagar lo que nos deben. Unámonos a esto, y si esto es lo que quiere el negro, unámonos a él. Enseñémosle a entrar en conflicto. Ensenémosle a luchar. Enseñémoslo cómo se hace una auténtica revolución. No necesitáis un debate. No necesitáis a un charlatán. ¡Necesitáis entrar en acción!” Aquí está el vídeo. Para activar los subtítulos, pulsad el botón en la parte inferior derecha.

A call for the World Record of people shouting, “You’ll never own a house in your whole fucking life”

Ah, the joys of homeownership and mortgage payments. We at Guerrilla Translation take these issues very seriously, so we’ve brought in an expert to tackle this ever pressing concern.

Artivitist Leónidas Martin is the co-author of our recent translation “12 Inspired Actions to Outsmart Repressive Situations and Laws”. In the following lines (and videos), Leo reminisces about an illustrious career characterised by smashing world records, and interviews some of his buddies addressing the housing crisis in their own peculiar way.

First up, we have the TV ad leading up to the world record…

“A call for the World Record we set for the most people shouting, “You’ll never own a house in your whole fucking life” (sadly, Guinness wouldn’t recognize our feat). An event that gathered hundreds and hundreds of people in cities all over Spain to shout, collectively and publicly, what had been experienced until that moment as a personal problem.”

How did this illustrious event come into being?

The baby says "The mortgage is KILLING ME!"

The baby says “The mortgage is KILLING ME!”

An anonymous email started making the rounds on the net, summoning thousands of people to protest against rising home prices and speculation on May 14th 2006, at the same hour, all across Spain. The protest was repeated during many a subsequent Sunday and, lo and behold, something like a social movement had sprung up, with a regular assembly organising a bevy of activities (marches, press conferences, actions, media appearances, etc). Within this context, it didn’t take us long to realise that we were a varied bunch: graphic designers, teachers, activists, hairdressers, actors… the lot. This held a potential, a cornucopia of riches that we immediately exploited; this is the origin of all the design and creative elements that made Vdevivienda 1 such a visible phenomenon (graphic campaigns, videos, action staging, etc). Every production made within this open, creative, diverse and cooperative framework was an example of collaborative creation. It was delightful.

And to wrap it up, this thrilling Ramones-song-length documentary on the making-of the World Record. Here’s what Leo has to say on the subject:

The "Fuck-o-meter". You saw it here first.

The “Fuck-o-meter”. You saw it here first.

On October 6th, 2007, we beat a new world record. Thousands of people in cities all across Spain simultaneously shouted: “You won’t own a house IN YOUR WHOLE FUCKING LIFE!” The decibels radiating from this collective cry were registered by an interactive meter, baptised “The Fuck-o-meter” for the occasion. The sheer intensity and volume of this vociferation was reflected in real time and projected on a massive screen by a stage, whereupon a group of actors, showmen and activists hosted the proceedings for this grand public intervention. That was a day we made ourselves heard; man, did we ever make ourselves heard…

Bonus! We didn’t translate this one, because Leo is possessed of full English-speaking Ninjahood. See him here, waxing lyrical on the joys of the Spanish revolution….

1. [Or “H is for Housing” a wordplay on V for Vendetta.]

12 Inspired Actions to Outsmart Repressive Situations and Laws

Amador Fernández-Savater & Leónidas Martín

The Spanish government’s latest round of anti-protest laws are as worrying as they are laughably predictable. On top of criminalizing passive resistance, the new regulation considers actions such as uploading images of police violence to YouTube, or even Tweeting about a protest, to be punishable by fines as high a 600,000€, if you decide to protest in front of any so-called “Democratic Institutions”. As George Orwell argued, “A society becomes totalitarian when its structure becomes flagrantly artificial”.

Given that this trend is growing internationally, and rather than play a cat and mouse game where normal people have the losing hand, we can turn the tables and ridicule these sorts of reactionary, short sighted, desperate measures with our greatest assets: imagination, humor and the fact that we’re the good guys. The following article, written by Spanish art-ivists Amador Fernández-Savater and Leónidas Martín, offers 12 examples drawn from the last five decades poised to inspire and provoke. And check this out: so many people are eager to learn more about the how-to and history of this approach, that this has been the single most widely Facebook-shared article in eldiario.es’s history! We’ve also included some English hyperlinks to follow up on some of these leads and subtitled the one video in Spanish. Although written in reaction to the passage of the new law in Spain, we believe that their application and appeal is universal. Read on…

The objective of Spain’s new Citizen Security Law is very simple: to proscribe politics by criminalizing it, and withdrawing anything other than politics by politicians from circulation. This stunted, meager concept of democracy declares that decision-making is the exclusive right of political parties, public opinion the monopoly of experts, and that the sole role of the citizenry is to vote every four years.

The law was immediately dubbed the “Anti 15-M” law in social networks. In effect, these measures don’t hold up to the general and abstract character of a proper “law”. Instead, they’re very specifically directed against the new forms of on-the-ground citizen politics we’ve seen emerge in these last two and a half years: 15-M, Mareas (Citizen’s Tides), PAH, for example 1. While critics of the 15-M movement dismissed it as something meek and inoffensive, it’s now evident that its open, creative, and inclusive modes of action have posed a challenge to the powers that be.

It is certainly not the first time in the history of politics – and by this we mean, the surging increase of debate and decision-making by the people on issues of common life  – that politics have come under threat: dictatorships, authoritative regimes and repressive laws, police management of public space, and so on. What then can we do when open, frontal confrontation is neither possible, nor the best of all options (because it’s useless, because it makes us feel despondent and crushes our voices, because it only leads to a trail of wounded, imprisoned protesters, etc.)?

In other, infinitely harsher situations than ours, the people managed to come up with subtle, intelligent and imaginative strategies to bypass repressive situations and laws. Below we present 12 stories of actions that can inspire us today to disobey the new law with humor, beauty, mobility, and a bit of camouflage.


Humour (or How to say it without saying it)

1: Fuck Communism in the USA

In the United States in the 60s, two words were absolutely forbidden. One, literally, was the word “fuck”. Writing it or saying it aloud could carry fines, or even prison sentences. The other was, both culturally and symbolically, “communism”. It was the great taboo, the evil spirit which the House Committee on Un-American Activities had decided to eradicate (and magnify, in considering anyone and everyone to be a suspect).

The Yippies, which was the creative activist group led by Abbie Hoffman and Jerry Rubin, decided to take matters into their own hands by organizing a citywide sticker and billboard campaign with the following slogan: “fuck communism”. There was a poster designed by Paul Krassner.

They were saying the forbidden (sometimes as a feint or while saying it without saying it), dodging censorship and criminalization, seeking complicity with intelligent observers able read between the lines and appreciate the genius of this operation.

For further investigation: Read Kurt Vonnegut’s thoughts on this poster.

Decir (sin decir) lo que no se puede decir

2: The Orange Alternative in Poland

In the 80s, you needed guts and killer smarts if you wanted to go up against the Communist regime of Poland. Without them, you’d almost surely end up in prison for the rest of your life – or worse. Members of Pomaranczowa Alternatywa (Orange Alternative) stood out for their whimsical approach to protest and their creative use of the absurd.

They kicked off their career by painting dwarves over the regime’s attempts to whitewash all antigovernment graffiti away. These omnipresent dwarves soon took on lives of their own as symbols of Polish dissent. Hundreds of people dressed up as orange dwarves started to protest in the streets, demanding things such as the overthrow of Gargamel (!)

By using metaphor and allegory, saying without saying, they carried out dozens of protests without running the risk of being arrested  – that is, without those arrests making the authorities look pretty ridiculous in the process. Really, how can anyone take a police officer seriously after seeing him arrest a protester for “participating in an illegal gathering of dwarves”?

For further investigation: Join “The Orange Alternative Revolution of Dwarves

3: The Tighty-whitey Block in New York City

A few days before the protests against the World Economic Forum in February 2002, the Major of New York City digs up an old law (drafted in 1847, no less!) prohibiting the use of masks in the course of any public event. The restoration of the law has a very clear objective: to allow the police to compile a thorough photo archive of protesters.

The New Kids on the Black Block, a group of anti-globalization activists wise in the ways of guerrilla communication, scrutinize the law with the utmost attention. What the law literally says is that the “use of any kind of mask” is strictly prohibited. But, with a bit of creativity, many things can be pressed into service…and thus, the Tighty-whitey Block is born.

“Tighty-whities” is US slang for old school underpants. In a matter of hours, the New Kids acquired a truckload of more than a thousand of these underpants, had them printed with subversive messages and distributed among the protesters. What’s more, they produced a gigantic underpants-shaped banner as a rallying point for all who wanted – or needed – to protest in anonymity, even if it was with a pair of underpants covering their mugs.

Tighty-whities: underpants though they may be, masks they most definitely are not. So, the police are left impotent as hundreds of protesters march by with underpants over their faces. They can’t make arrests, much less build that photo archive – certainly not the kind of mugshots they were expecting!

El Tighty-whitie Block en Nueva York


Camouflage (or, how to break the rules of the game from inside) 

4: Argentina’s 501 Movement

Voting is compulsory in Argentina, but the National Electoral Code exempts anyone who’s 500 kilometers or more away from their home. On election day 1999 a group of young people invited anyone feeling dissatisfied with the electoral routine to make their way to a location 501 km away from their place of residence, as a way of expressing that the true meaning of democracy can’t be reduced to choosing from among what are, essentially, identical options every four years.

All the participants certified before police that, on election day, they would be 501 km away from their place of residence. Free, collective travel arrangements were provided from Buenos Aires to Sierra de la Ventana, where a festival was held. Unsurprisingly, they were accused of being “anti-political”, “anti-democratic”, and blah, blah, blah. But they countered, in their “Open Letter to Voters”, that right there at kilometer 501 they had reclaimed the true meaning of democracy, not as a perfunctory formality of the Necessary and Inevitable, but rather as a transformation of the extant, by everyone and for everyone.

For further investigation: “El movimiento 501, la “Carta a los votantes” y la spanish revolution” (in Spanish).

5: The Sex Pistols on the Thames

It’s mid-1977, Queen Elizabeth’s Jubilee is drawing near and the Government and the Royal House are desperate to avoid any critical actions. Following this logic, the Sex Pistols, authors of the song “God Save the Queen”, are expressly forbidden from playing on the British mainland.

The Pistols’ reaction to the ban is legendary. Instead of throwing in the towel, the band rent a boat for the occasion (aptly named the “Queen Elizabeth”), and on the 7th of June, the same day as the Royal March, they play a gig smack in the middle of the River Thames. Lest we forget, while the official order expressly prohibits them from playing on British mainland, it doesn’t say anything about rivers and waterways.

The stunt was so successful that it sent shockwaves through the media. That same week, their single “God Save the Queen” reached number one in the British charts. But, given that the song was banned, their chart-topping success could neither be announced on television, nor played on the radio. It was the only time in history that there has been no number one song.

6: Belarus’ Revolution Through Social Networks

Belarus, July 2011. Frustration over the economic crisis reaches its peak. President Alezander Lukashenko’s authoritative regime forbids all types of protest, while police repress all dissent. In response, the “Revolution Through Social Networks” appeared, a public call to gather in the streets to applaud, or to synch all mobile phones and make them ring at the same time. In this (apparently inoffensive) manner, thousands of people managed to turn a handful of everyday gestures into powerful expressions of dissent.

Mobility (or how to not become a target for your adversaries)

7. Lavapiés 15, Madrid

Located at its namesake address in the Lavapies district of Madrid, Lavapies 15 was a squat back in 1996. An official eviction order was drawn up within six months of its existence. The dwellers of Lavapies 15 sealed the door and pretended to hole up inside, the standard procedure for squats at that time (very heroic perhaps, but both useless and frustrating in the end).

So, as a hundred police agents and a helicopter searched the house, the squatters made their escape over rooftops, making obvious the disproportionate, unjustified and repressive deployment. It’s even rumored that some squatters actually stood by the door, mingling with the rest of the onlookers, to witness their own eviction.

“Resistance doesn’t have to equal suffering, taking the piss is another form of struggle”, they explained in regards to their action.

For further investigation: Read a short excerpt from “The Exteriority Crisis: From the City Limits and Beyond” on “The Ghosts” of Lavapies 15.

8: Chile’s National day of Protest

Chile, July 1983. Pinochet’s dictatorship is 10 years old, and the copper mine workers celebrate the anniversary by holding a national strike. The copper mines were the backbone of the country’s economy at the time, so the dictator’s response was swift. Hundreds of troops and various police forces surround the mines, with orders to shoot anyone supporting the strike. Bloodshed seems inevitable. However, it didn’t turn out that way.

Barely a day before the beginning of the strike, the leaders and spokespersons of the worker’s movement decide to change strategies. Rather than having the miners work stoppage be the only means of protest, they called for the first National Day of Protest, with many decentralized actions throughout the country. For example, people were encouraged to drive their cars at a snail´s pace through the main highways and thoroughfares of Chile, creating epic traffic jams all over the country; or to turn the lights on and off in their houses; or to incessantly bang pans and pots at nightfall. This was the birth of the cacerolazo, a mode of protest still very much in use nowadays.

Llamada a la protesta en Chile, 1983

9: The (non) Battle of Puerta del Sol, Madrid

Tuesday, August 2nd 2011, the police unceremoniously clear out the remains of the recent occupation of Puerta del Sol, Madrid’s famous main square. Specifically, the info booth left there by the 15-M Movement. They tear down the beautiful plaque that read “We slept, we awoke. The square is taken”, and dump it in the trashbin. Thousands of citizens, feeling suddenly erased from the map, spontaneously gather to reconquer the square.

Lines of police blocked all entry points, while armored police vans stood guard over an empty square. Suddenly someone shouts, “Ciao, ciao, ciao, nos vamos a Callao” (“Ciao, ciao, we’re moving to Callao” – one of the neighboring squares). The slogan is quickly picked up. Rather than confront the police, protesters decide to turn their backs on them. Change of perspective, change of scenery, change in the dialogue, change of interlocutors, and change of emotions. Instead of uselessly screaming in the face of impassive policemen, 15-M decides to branch out all over the city. A seemingly helpless situation turns into one of empowerment. A joyous evasion.

The police garrison at Sol remains entrenched in position, protecting nothing. A day goes by, then two, three…such a level of police presence is unwarranted, and on the fourth day, they are told to stand down. Then, on the night of August 5th, the people happily re-enter the now liberated square in a great march.

For further investigation: a text Amador wrote describing the events (translation not ours)

The (Non) Battle of Sol as seen by Enrique Flores. The bubble reads “We Reserve the Right to Refuse Admission”


Beauty (or how art disarms brute force)

10: The pianist at Gezi Park (Istanbul)

During the June 2013 protests and prior to the final eviction of Gezi Park in Istanbul, president Erdogan had given an ultimatum to the demonstrators.

7 P.M. on the 12th of June was the chosen hour. Everything was primed for a police charge: emergency crews, gas masks, media, barricades…but just as the clashes began and the teargas exploded, there came a sound – neither war cry nor firearms, but music: The Beatles’ “Let It Be”.  A piano had appeared from nowhere, and a hooked-nosed skinny kid with a hat was playing “Imagine” by John Lennon and “Bella Ciao”. Just then, everyone stopped what they were doing and gathered: they sat, applauded and sang together.

The pianist was a German of Italian origin, who’d been travelling throughout Europe carrying a message of peace. He had made the piano himself, asserting that his music calmed the police and, somehow, protected the demonstrators. Erdogan didn’t dare crush this community sprung around music. It would have been too brutal an image to expose to the world.

(Here you can see the Solfónica, Madrid’s own protest-march classical ensemble and choir, producing the same effect during the Spanish general strike of November 14, 2012)

What you have just read is a fragment of a chronicle of those days in Istanbul written by our friend José Fernández-Layos. You can read the full account here in Spanish

11: “Standing Man” in Istanbul

When Erdogan finally – without warning – attacked Gezi Park and evicted the occupiers, he issued a threat: anyone trying to enter Taksim Square (adjacent to the park) would be accused of terrorism. Thousands of people tried to enter forcibly or via the barricades, but it was all in vain. Until one man waltzed through, posing as any other tourist, with no gasmask or bandanna covering his face, and simply stood in front of the Atatürk building, just standing there quietly for hours. It soon became a trending topic on Twitter and the police arrested him, but it was too late: many other “standing men” or “still persons” like him replicated the action in an incessant dribble on squares throughout the country. Bit by bit, Taksim was reclaimed. It was practically impossible to steer public opinion that these people were terrorists, when it was plain to see that they were simply people standing there…although, in fact, everyone knew that they were defying the government.

What you have just read is a fragment of another chronicle written by our friend José Fernández-Layos about those days in Istanbul. You can read the full account here in Spanish

12: The Reflectors in Barcelona

Around the time of the first anniversary of the 15-M protests, the powers that be had flipped the switch on their repressive countermeasures to criminalize street protest. Playing into this dynamic robs the streets of plurality, “de-democratizing” protest and reducing it to small groups, very homogenous and easy to identify and codify. Enter The Reflectors with the slogan, “We won’t play that game, let’s break the codes”.

The Reflectors look like superheroes out of a Marvel comic book, but they are in fact normal people with two or three very un-normal characteristics: their brilliant costumes made out of aluminum foil, the Reflecto-Ray and the Reflecto-Cube.

Used correctly, the Reflecto-Ray reflects sunlight over police cameras recording protesters. The Reflecto-Cube can be used in two different ways: as a festive prop when any protest starts getting boring, and as an antidote to police charges.

This second application of the Reflecto-Cube was put to the test for the first time in Barcelona, during the last general strike on November 14th, 2012. The populist protests of the morning had finished, and police entered the Plaza de Cataluña square in full force, striking everyone in their path with their batons. People panicked. Terrified protesters started running towards neighboring Paseo de Gracia and, at that exact moment, the Reflecto-Cube erupted onto the scene. After a good while trying to get to grips with it, the riot police decided to dispose of it by pushing it back towards The Reflectors, who proceeded to send it back to the police, starting a game of absurd beach volleyball that radically transformed the atmosphere in the square from sheer panic to all-out party in less than a minute.

For further investigation: Find out more about The Reflectors’ adventures here.

Do you know of any other similar actions? Tell us your story in the comments, and we will try and update this article with them.

This first compilation was written by Leónidas Martín Saura (Enmedio Collective) and Amador Fernández-Savater, with the indispensable help of Sabino Ormazábal and his horseflies, Juan Gutiérrez, Frauke Schultz, Lawrence of Arabia, Nuria Campabadal, Beautiful Trouble, José Fernández-Layos, Margarita Padilla and Franco Ingrassia.

The principles of the Guerrilla Movement are, ultimately, two: mobility as the best defensive weapon; and thought, as the best kind of attack. Neutralizing the enemy’s targets and the conversion of each individual into a sympathizer and friend are the keys to victory.

BONUS! Here’s a coda of sorts to this compilation, written by the co-author Leónidas Martín and published in our Metablog: A call for the World Record of people shouting, “You’ll never own a house in your whole fucking life”


Guerrilla Translation/Related:Overcoming the Shock Doctrine/Soy PúblicaStrength and Power: Reimagining RevolutionAmador Fernández-SavaterThe Interruption of the Dominant Narrative, an interview with Colectivo EnmedioAmador Fernández-Savater interviews colectivo Enmedio


1. [These are all groups and collectives enmeshed within the 15 -M network. Briefly]:

To read about these, and many other, initiatives taking place in Spain right now, read our translation of Bernardo Guitérrez’s “Spain’s Micro-Utopias: The 15M Movement and its Prototypes”]

¿Qué es el P2P?

3001983021_b4308c52aa_oJulie Tran de MakeChangeTV entrevista a Michel Bauwens

“No podemos seguir con un sistema que crea riqueza pero que también está destruyendo el planeta y creando semejante desigualdad social. Creo que, tras 400 años de esto, ya sabemos que no funciona. Necesitamos un nuevo sistema que recupere todos estos valores comunales.”

¿Cómo sería una economía post-capitalista? En esta entrevista con Michel Bauwens, Julie Tran de Makechange TV indaga en las peculiaridades de la filosofía P2P o “entre iguales”. Bauwens responde de manera clara y directa a preguntas como: ¿Qué es la economía P2P? ¿En qué se diferencia del capitalismo y el comunismo? ¿Es lo mismo que el consumo colaborativo o el crowdsourcing? ¿Se convertirá en la tendencia principal del futuro?

Como material adicional incluimos dos esquemas escritos por Bauwens para Flok Society, un nuevo proyecto ecuatoriano para propagar la filosofía del buen conocimiento y el buen vivir. Los esquemas desglosan tres escenarios para la filosofía P2P, junto a los pasos necesarios para hacer la transición hacia una verdadera sociedad post capitalista.

(Para activar la pista de subtítulos, pulsad el botón rectangular de la parte inferior derecha y elegir “Spanish – (Spain) -Guerrilla Translation!”) 

Tres modelos de creación de valor, redistribución y desarrollo económico

Contexto

Esta pieza ha sido escrita como un marco de referencia para el proyecto FLOKSociety.org en Ecuador, para describir una transición hacia una sociedad basada en el conocimiento abierto y compartido.

Será mejorada continuamente entorno a la siguiente estructura:

    1. Modelos de extracción de valor, tanto materiales como inmateriales
    2. Estructura de clase dominante
    3. Lógicas de conocimiento
    4. Modelos de solidaridad
    5. Movimientos sociales y el equilibrio de poder
    6. El modelo dominante del capitalismo / alternativas dominantes
    7. Formas de democracia / participación

La idea clave es distinguir la condición de las prácticas en torno a compartir/p2p/procomún bajo el predominio del capitalismo cognitivo financiarizado y un modelo cívico/ético más genuino centrado en los bienes comunes

Análisis de los tres modelos

1: Bajo las condiciones del capitalismo propietario

  • Los trabajadores crean valor a título privado como proveedores de mano de obra
  • Desprofesionalización de la producción de conocimiento de los trabajadores; creación de capas de gestión y de ingeniería que gestionan la producción colectiva en nombre de los propietarios del capital
  • El conocimiento codificado es de propiedad exclusiva y el valor se captura como alquiler de propiedad intelectual
  • Los dueños del capital capturan y toman posesión del valor de mercado; redistribución parcial en la forma de salarios
  • En condiciones de equilibrio entre capital y trabajo, el Estado redistribuye la riqueza a los trabajadores como consumidores y ciudadanos
  • En las condiciones contemporáneas de debilidad del trabajo, el Estado redistribuye la riqueza al sector financiero, y crea condiciones de dependencia de la deuda a la mayoría de la población

2: Bajo las condiciones de una producción entre iguales emergente bajo la dominación del capitalismo financiero

  • Contribuciones ciudadanas voluntarias, trabajo pagado y empresarios independientes crean valor codificado en repositorios comunes de conocimiento, código y diseño

  • Los dueños del capital capturan y toman posesión tanto de los contribuyentes como del trabajo; las redes propietarias y las plataformas de colaboración capturan y toman posesión del valor de la atención de los participantes/contribuyentes

  • Los dueños del capital obtienen ganancias de los beneficios del trabajo distribuido desagregado (crowdsourcing)

  • El capital se co-crea a través de la financiación del trabajo y de las plataformas; crece la acumulación continua de repositorios comunes de conocimiento, código y diseño; en condiciones de precariedad para los contribuyentes voluntarios y emprendedores orientados sin apoyo al procomún

  • Los bienes comunes son administrados por instituciones con fines de beneficencia que reflejan el equilibrio de influencia entre los contribuyentes, los trabajadores y los propietarios de capital, pero continuan expandiendo los repositorios comunes; el sector de bienes comunes carece de mecanismos de solidaridad para hacer frente a la precariedad, la sociedad civil está aún siendo derivada hacia el mercado y sectores estatales

  • El Estado debilita su función pública y las funciones de solidaridad, en favor de funciones represivas y subvenciona al capital financiero; el Estado co-crea las condiciones mínimas para la producción entre pares orientadas al procomún y la redistribución hacia el capital financiero continúa.

3: En condiciones de producción entre iguales robusta, bajo dominio ciudadano

  • Los contribuyentes voluntarios y el trabajo autónomo cooperativo crean valor codificado a través de repositorios comunes; la recalificación ciudadana y del trabajo se produce a través de la fabricación distribuida orientada al procomún que sitúa a los creadores de valor en el timón de la fabricación distribuida y otras formas de creación de valor

  • Los contribuyentes del procomún crean entidades mercantiles cooperativas orientadas al procomún que las sostienen, así como a las comunidades de contribuyentes

  • Las cooperativas y otras entidades mercantiles afines al procomún, co-crean repositorios comunes y se dedican a la acumulación cooperativa en nombre de sus miembros; las contribuciones al procomún están codificadas en sus estructuras legales y de gobernanza; las coaliciones empresariales y filés (empresas estructuradas en red que trabajan en torno a unos grupos comunes para mantener comunidades productoras de bienes comunes).

  • La coordinación social mutua de producción a través de cadenas abiertas de aprovisionamiento dirige las actividades del mercado

  • Los bienes comunes permiten que las instituciones benéficas se conviertan en una formación ciudadana central para la gobernanza de los repositorios comunes; las entidades del mercado asociadas crean mecanismos de solidaridad y de ingresos para los productores y procomuneros con el apoyo del Estado asociado.

  • El Estado, dominado por los sectores ciudadanos/del procomún se vuelve un Estado Socio, que crea y sostiene la infraestructura ciudadana necesaria para permitir y empoderar la producción social autónoma

  • El mercado se vuelve una economía moral y ética, orientada en torno al producción procomún y a la coordinación mutua, apoyada por las funciones del Estado Socio

  • El sector mercantil está dominado por cooperativas, leyes, formas de gobierno y propiedad orientadas al procomún; las entidades restantes que maximizan los beneficios se reforman para respetar las externalidades ambientales y sociales, incluyendo la redistribución de la extracción de ‘beneficios-procomunes’.

  • Los mecanismos de gobernanza se reforman hacia modelos de gobernanza multisectoriales con orientación al procomún, los modelos de propiedad se reforman desde la extracción hacia modelos generativos

  • El modelo de Estado Socio renueva la prestación de servicios públicos, los mecanismos de solidaridad y asistencia social a través de la comunalización de los servicios públicos y asociaciones públicas-procomún

  • La redistribución social tiene lugar a través de provisiones de salario básico y mediante la reducción de la participación laboral, necesaria para crear condiciones de participación ciudadana y una economía contributiva


Propuestas de transición

Describiendo el rol de: 1) El estado 2) La economía ética 3) El sector del procomún

1:El Estado

  • El Estado se convierte en un Estado asociado, cuyo objetivo es facilitar y potenciar la producción social autónoma, que regula también en el contexto del bien común

  • El Estado se esfuerza por brindar apertura y transparencia máximas

  • El Estado sistematiza la participación, la deliberación y la consulta en tiempo real con los ciudadanos

  • La lógica social se mueve de estar centradada en la propiedad a estar centrada en la ciudadanía

  • El Estado desburocratiza a través de la procomunización de los servicios públicos y las asociaciones público-procomún

  • Los puestos de trabajo de servicio público son considerados como un recurso de repositorios del procomún y la participación se extiende a toda la población

  • La democracia representativa se extiende a través de mecanismos participativos (legislación participativa, elaboración de presupuestos participativa, etc.)

  • La democracia representativa se extiende a través de mecanismos de deliberación tanto tradicionales como en redes digitales.

  • La democracia representativa se extiende a través de votación directa y/o líquida (consultas y procedimientos democráticos en tiempo real, junto con los mecanismos de delegación de voto)

  • La tributación del trabajo productivo, el espíritu empresarial y la inversión ética se reducen al mínimo; la imposición de la producción de bienes sociales y ambientales se reduce al mínimo; la tributación de las inversiones especulativas improductivas se ve aumentada, los impuestos sobre los ingresos por alquiler improductivo aumentan; la fiscalidad de las externalidades sociales y ambientales negativas se ve aumentada

  • El Estado sostiene infraestructuras ciudadanas orientadas al procomún y agentes del mercado éticos orientados al procomún

  • El Estado reforma el sector empresarial tradicional para minimizar las externalidades sociales y ambientales

  • El Estado se dedica a la creación monetaria pública libre de deuda y apoya una estructura de monedas complementarias especializadas

2: La Economía Ética

  • Creación de una economía social/ética/ciudadana/solidaria orientada al procomún y al bien común

  • Los agentes del mercado ético se fusionan en torno al procomún del conocimiento productivo. Con el tiempo utilizan licencias orientadas al procomún y de producción entre iguales para apoyar al sector socio-económico

  • Los agentes del mercado ético integran requerimientos del bien común y de varios sectores impulsados por usuarios y trabajadores en su modelo de gobierno

  • Los agentes del mercado ético se desplazan de formas de propiedad extractivas a modelos de propiedad generativos; se privilegian formatos de compañías abiertas, éticas, orientadas al procomún

  • Los agentes del mercado ético practican contabilidad abierta y cadenas de suministro abiertas para aumentar la coordinación de mercado de la producción

  • Los agentes del mercado ético crean una red territorial y sectorial de asociaciones de la Cámara del Procomún para definir sus necesidades y metas comunes e interactuar con la sociedad civil, los comuneros y el estado socio

  • Con ayuda del Estado Socio, los agentes del mercado ético crean estructuras de soporte para una comercialización abierta, que mantenga y dé soporte al procomún

  • Los agentes del mercado ético se interconectan con comunidades productivas globales del procomún (comunidades de diseño abierto) y con asociaciones globales de producción (filés) que proyectan poder de mercado ético a nivel mundial

  • Los agentes del mercado ético adoptan un diferencial de salarios 1-8 y se establecen los niveles de salario mínimo y máximo

  • El sector comercial principal es reformado para minimizar las externalidades sociales y ambientales negativas; se proveen incentivos que buscan una convergencia entre las economías corporativa y solidaria

  • Con miras a obtener dicha convergencia, se alientan formas de economía híbrida, como el comercio justo, el emprendimiento social o las corporaciones de beneficencia

  • Se crean y apoyan microfábricas distribuidas para fabricación (g)localizada bajo demanda con el objetivo de satisfacer las necesidades locales de los bienes básicos y maquinaria

  • Se crean institutos para el apoyo del conocimiento productivo sobre una base territorial y sectorial

  • La educación está alineada a la co-creación de conocimiento productivo en apoyo a la economía social y el procomún abierto de conocimiento productivo

3: El sector del procomún

  • Creación de infraestructuras del procomún tanto inmaterial como de los bienes materiales. La sociedad es vista como un conjunto de bienes comunes entrelazados, que son compatibles con una economía de mercado ético y un Estado asociado que protege el bien común y crea infraestructuras ciudadanas de apoyo

  • Los procomunes locales y sectoriales crean alianzas civiles para interactuar con la Cámara del Procomún y el Estado Socio

  • La conexión de asociaciones con ánimo de lucro (Fundaciones del Conocimiento Común y Abierto) permite y protege los diversos bienes comunes

  • Cooperativas de Solidaridad forman asociaciones público-procomún en alianza con el Estado Socio y el sector de economía ética es representado por la Cámara de los Comunes

  • Los comunes naturales son gestionados por asociaciones público-procomún y se basan en la pertenencia ciudadana en Fideicomisos del Procomún


Guerrilla Translation/Relacionado:Strip Cuatro EscenariosCuatro escenarios futuros para la economía colaborativaMichel Bauwens¿Qué es el procomún?Helene Finidori Gemeingüeter GermanyCiencia P2P: El desafío del siglo es responder a Fukushima/ Layne Hartsell &Emanuel Pastreich

Russell Brand’s call to Revolution and the Impact of Popular Culture

Subtitling non-stop speakers, and the role of celebrities in Social Justice and Sustainability:

We subtitled Russell Brands’ epic and controversial rant/ode to Jeremy Paxman’s beard. Stacco Troncoso then wrote a little blog post introducing the video in Spanish and commenting on the role of culture as an integral part of social change from the sixties onward.

We then got asked to translate Stacco’s article into English, to accompany our Spanish subtitling of Brand’s English (nee Cockney) diatribe. Confused yet? In any event, here’s Stacco’s article, along with our subtitles for Brand’s machine-gun verbalization. Worth watching, if you haven’t already and, if you have, well, you may inadvertently learn some Spanish for your troubles.


Given that I don’t watch TV (because I don’t have a TV), and that I avoid the whole celebrity nonsense at all costs (because it’s my choice) – I really have no clue whether Russell Brand is famous in Spain, or not.

In any case, this recent face-to-face interview, which pits Brand against Jeremy Paxman, a well-known British TV host of the very oldest of schools, has created quite the stir on the Net, and with good reason. Brand is seriously sharp in this video, spitting out pearls like, “(We…) have a disenfranchised, disillusioned, despondent underclass that are not being represented by that political system, so voting for it is tacit complicity with that system and that’s not something I’m offering up.”, and “The planet is being destroyed, we are creating an underclass, we’re exploiting poor people all over the world and the genuine, legitimate problems of the people are not being addressed by our political class.”, in the astonished face of Paxman, lounging in his armchair. What other “scandalous” celebrity has said anything like this?

I subtitled this into Spanish, and believe me, it was no mean feat. Brand churns it out like loaves and fishes, with hardly a pause between the interruptions and verb sparring with his interviewer (who, it must said, gives as good as he gets). We warned our Spanish audience: these subtitles are only for the fastest of readers. We tried to condense them as much as possible without losing Brand’s fire. The response has been overwhelming and gratifying.

(Hit the “close captions” button on the lower right if you want to see the Spanish Subtitles)

The critics wasted no time at all in coming down hard on this piece, on both the conservative and the progressive sides. Above all, what drew my attention was this, coming from Jerome Roos (editor of Reflections on a Revolution), in my opinion one of the best online publications in existence. In his review of the interview, Roos points out:

“Ultimately, it’s not Russell Brand who gives me hope. Even though I greatly enjoyed his interview, I frankly don’t care very much what this celebrity tells the BBC or what he writes in the New Statesman. It’s the fact that his heartfelt revolutionary desire still resonates with millions that truly thrills me. I wouldn’t predict a revolution just yet. But that’s because I know it’s already begun.”

I also find Brand’s interventions a lot of fun, while at the same time I disagree with some of his commentary. For one thing, I really don’t think we need a “centralized administrative system” at this point. What I find most remarkable is simply the appearance of a “celebrity” of working-class origins reflecting the widespread anger felt the world over. At times, watching the emergence of the global movement (or resurgence, depending on your point of view, we don’t want to offend anyone…) in these last three years, I miss the connection between the revolution and the popular culture, a true hallmark of the sixties and the rise of punk. Where is the MC5 of today? The rise of Black Power, and its links to Free Jazz, to Albert Ayler, Archie Shepp…Frank Zappa, talking about the Watts riots… The Clash, Patti Smith… Where is the soundtrack to this revolution?

I don’t see anything that compares to the international reverberation felt in the musical, artistic and spiritual revolution of the sixties/seventies. We’re talking about a time when the politics and the popular culture of the day were inextricably woven together with a common desire: change. It could be argued that the nineties gave us a comparable musical revolution, but, what’s happening now? Why hasn’t there been a Rage Against the Machine union, to play at Occupy (granted, they played on Wall Street ten years earlier…)? Are we going to see a new musical movement that reflects, rather that “leads”, the gestalt of the Occupy, 15M, Turkish, Brazilian and Arab Spring movements? A new Punk Rock closer in spirit to a DIWO (DoItWIthOthers) ethic than the DIY of yore?

I’m not going to compare the artistic merits of Brand with those of the aforementioned artists (Inspector Callahan says it best: “Opinions are like assholes, everybody has one”). But it still seems important to take note of the repercussions their actions have on the popular consciousness. How many other celebrities are sticking themselves out like he is?

Brand seems like a good guy, charming and funny. He’s got soul, he’s sharp…and he says it well in the video, “There’s gonna be a revolution. It’s totally going to happen. I ain’t got a flicker of doubt, this is the end. This is time to wake up.”

This revolution needs more art, more accessibility, more Rock and Roll and a lot more jocularity. Let’s play with what they can’t possibly understand, as much as they may try to undermine it.

Text by: Stacco Troncoso

La llamada a la revolución de Russell Brand

Dado que no veo la tele — porque no tengo tele—  y evito el famoseo a toda costa — porque me da la gana— la verdad es que no tengo ni idea de si Russell Brand es famoso en España o no.

En todo caso, la reciente entrevista cara a cara enfrentando a Brand con Jeremy Paxman, un presentador británico de la muy vieja escuela, está causando revuelo en la red y con buen motivo. Brand está bastante sembrao en el vídeo, expectorando perlas del calibre de “Votar supone ser cómplice tácito de ese sistema, y no puedo recomendarlo…” o  “Se está destruyendo el planeta, estamos creando una clase marginal, estamos explotando a los pobres del mundo entero mientras que los problemas genuinos y legítimos del pueblo ni siquiera son abordados por la clase política…” ante la  mirada estupefacta del apoltronadísimo Paxman. ¿Qué otros famosos “escandalosos” están diciendo algo así?

Subtitular el vídeo no ha resultado nada fácil. Brand desengrana vocablos cuan repartidor de panes y peces, apenas pausando entre intervenciones y atropellando verbalmente a su entrevistador (a quien, todo sea dicho, no le viene mal el escarmiento). Estos subtitulos son para lectores rápidos. Hemos intentado compactarlos lo máximo posible, pero sin perder el “salero” de Brand.

(Pulsad en la parte inferior derecha para activar subtítulos en Español)

Video traducido y subtitulado por Stacco Troncoso. Editado por Carolina y Amador.

Las críticas no se han hecho esperar, tanto desde los sectores conservadores como los más progresistas. De entre todas, la observación que más me ha llamado la atención proviene de Jerome Roos, editor de Reflections on a Revolution, una de las mejores publicaciones online del momento. En su reseña sobre la entrevista, Roos apunta:

“En el fondo, lo que me da esperanza no es Russell Brand. Aunque he disfrutado mucho con la entrevista, la verdad es que me da igual lo que este famoso le diga a la BBC o lo que escriba en  The New Statesman. Lo que me emociona de verdad es el hecho de que este anhelo revolucionario tan sincero siga resonando con millones de personas. No creo que la revolución vaya a arrancar en cualquier momento… pero eso es porque ya ha empezado.”

A mí también me han divertido mucho las intervenciones de Brand. Puedo estar en desacuerdo con algunos de sus comentarios —realmente no creo que necesitemos ningún “sistema administrativo centralizado” a estas alturas—  pero lo que me parece más destacable es que un “famoso” proveniente de la clase obrera refleje el cabreo generalizado que sentimos a lo largo del planeta. A veces, observando el movimiento global que ha surgido (o resurgido, dependiendo de tu perspectiva, no ofendamos a nadie…) en los últimos tres años, echo de menos la conexión revolución/cultura popular de finales de los sesenta o del apogeo del Punk. ¿Dónde están los MC5 de hoy en día? ¿El auge del black power ligado al Free Jazz, Albert Ayler y Archie Shepp? ¿Frank Zappa hablando de los disturbios de Watts? ¿The Clash? ¿Patti Smith? ¿Dónde está la banda sonora de esta revolución?

Personalmente, no veo nada comparable a la repercusión internacional que tuvo ese reflejo musical y artístico del espíritu revolucionario de los sesenta. Hablamos de un momento en el que la cultura popular y la política se entremezclaban como componentes indivisibles del mismo afán de cambio. A finales de los setenta vimos algo parecido con el Punk y su filosofía DIY. Puede argumentarse que en los noventa vivimos una revolución musical comparable pero, ¿qué ha pasado ahora? ¿Por qué no se reunieron Rage Against the Machine para tocar en Occupy? (Aunque tocaran en Wall Street diez años antes). ¿Veremos un nuevo movimiento musical que refleje, que no lidere, las características del 15M, Occupy, Turquía, Brasil y la Primavera Árabe? ¿Un resurgimiento Punk más acorde con el espíritu DIWO (DoItWithOthers) que el DIY (DoItYourself)?

No voy a comparar la calidad artística de Brand con los artistas que he mencionado (como bien señalaba el Inspector Callahan, “Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno.”) pero me parece importante tener en cuenta la repercusión que pueden tener sus acciones sobre la conciencia popular. ¿Cuántos otros famosos se están mojando tanto como él?

Brand me cae muy bien, y me parece muy gracioso. Tiene duende, está sembrado… Como bien dice en el vídeo: “Claro que va a haber una revolución. Va a ocurrir, no cabe duda. Es que no me cabe la menor duda. Esto es el final, ha llegado la hora de despertar…”