Tagged: Bitcoin

Financial Crisis Or Monetary Crisis?

Digimoney

Image by FarmZoo

Spanish economist, author and complementary currency activist Susana Martín Belmonte exposes the false assumption that has led to a fundamentally misguided diagnosis of the current financial crisis; the false assumption being that money needs to exist before it can be lent, when exactly the opposite is true. After years of research into the global monetary system, Martín Belmonte concluded that what is needed is a healthy, alternative monetary and financial system that favours the real economy rather than the speculative economy. In this piece, she lists several proposals to that end, including her own, which she calls “R-economy,” a monetary system based on nominative digital money created free of interest.


The real challenge is monetary reform; creating a monetary and financial system that, beyond being a liquidity stopgap in the current situation, transcends the circumstantial to become structural.”

For the past five years, all we have been talking about is the financial crisis, its causes and its potential solutions. One of the issues that has become clear is that the financial crisis was triggered by the irresponsible manner in which financial institutions lent money during the period of 2001 to 2007. This applies to both the investor’s profile and the purpose of the investment, which was mostly real estate speculation.

All we need to do is look back at the predictions made by those who foresaw the 2008 crisis. They all warned us about the danger of the large debt bubble that was being created. Among them, economists such as Steve Keen, Nouriel Roubini and Dan Baker, experts from Spain’s central bank, or the environmentalist Ramón Fernández Durán, to name just a few.

It has also been proven that, with the exception of a few countries like Greece, this huge debt bubble was mostly made up of private debt. Such is the case of Spain, the United States, Ireland and the United Kingdom. Therefore, the crux of the matter lies in the criteria used to assign private credit, why they are wrong and how they could be improved.

When we think about debt, we mentally visualize a saver depositing his or her money in a bank and an investor borrowing money from a bank. This is where the misunderstanding begins. We assume that money being lent already exists, but that assumption is wrong.

Most people don’t know how money is created. This fact is nonetheless eluded, as if it were a minor detail. So when discussing the way money of unknown origin is lent, it is assumed that money already exists, because logic dictates that you can’t borrow something inexistent.

Money Exists Because It Is Lent

sh23_fr20.tifHowever, reality is often counterintuitive. Money is not lent because it exists, but rather it exists because it is lent. Most of the money in circulation today is created through loans made by the banking system. Lending is how nearly all money is created: bank money. The financial system is part of the monetary system, which is why the monetary system is so important. But the essential issue of how money is lent is not questioned, because starting from this false assumption (banks lend money that already exists) it is easy to accept all the justifications regarding how loan assignment works, which are just as false: savings have to be transferred to investments, a bank’s role is to act as an intermediary between savings and investments, savers must be paid interest in order to incentivize them to lend their money… All these ideas, which are not based on reality, are still used as the fundamental reasoning in diagnosing and proposing solutions to the financial problem. It is no wonder that the resulting proposals are not solving anything.

To illustrate in more detail how wrong overall public opinion is regarding the way the credit system works, we will mention, for example, Jaromir Benes and Michael Kumhof, two economists from the International Monetary Fund who have, independently, written an article called The Chicago Plan revisited, in which they propose a new monetary system. In their article they detail how the current system works, and we quote:

“In the current financial system […] changes of a nation’s broad monetary aggregates depend almost entirely on changes in banks’ willingness to create deposits. But bank deposits can only be created (or destroyed) through the creation (or destruction) of bank loans.”

“The key function of banks in modern economies […] is not their largely incidental function as financial intermediaries between depositors and borrowers, but rather their central function as creators and destroyers of money.”

“The often-heard prescription that in order to generate adequate levels of investment the economy first needs to generate sufficient savings is fundamentally mistaken. Because the credit system will generate the saving along with the investment [when lending money].”

Solving and preventing financial crises requires applying alternative criteria to money lending (creating). Such new criteria are much easier to conceive if we do away with the false principles mentioned above and consider the real possibilities available, which are much broader than they may seem. Those possibilities are already being specified in proposals to reform the monetary system such as the one we have just alluded to.

‘R-economy’

The proposal I put forth is called R-economy. It is a monetary system using nominative digital money (account entries that are accessed through telematic means), which is created free of interest in order to nourish the production economy, allowing us to build a non-speculative real economy. This proposal is explained in detail in my book Nada está perdido. Un sistema monetario y financiero alternativo y sano (Icaria, 2011) [Nothing is lost: An alternative, healthy monetary and financial system].

Other initiatives propose monetary reform via the creation of parallel or complementary currencies. In 2012, Thomas Mayer, former chief economist of Deutsche Bank, proposed creating a parallel monetary system to solve the problems affecting peripheral countries in the European Union. His proposal for Greece, specifically, is a parallel currency called GEURO, which is explained on page 65 of this document published by the BVMW (German small and medium-sized business association).

Several economists, including Thomas Mayer, have signed a declaration in which they defend the creation of parallel or complementary currencies as the solution to problems facing troubled economies in the euro zone. But this trend is not just the result of monetary problems in the euro zone. Alternative currencies have traditionally provided a solution in times of monetary scarcity. In Switzerland, there is a currency called Wir, which has been operating since 1934, when a group of Swiss business owners launched it as a way to fight the Great Depression. Today it is used by over 60,000 local small and medium-sized businesses. There are studies that attribute the stability of the Swiss production economy to this currency.

Brazil’s central bank decided to support the creation of complementary currencies, after realizing the beneficial effects of a social currency created by an association in the region of Fortaleza, later named Banco Palmas. The city of Bristol in the UK has also launched a parallel currency called the Bristol Pound. The mayor of Bristol opted for receiving 100% of his salary in this currency.

Cryptocurrencies

Besides this mostly social trend, whose purpose is to find monetary solutions in the context of a recession, there are also other innovative monetary solutions that deserve a separate category. Most notable are the so-called cryptocurrencies, such as Bitcoin, which is created by decrypting computer codes. They are P2P currencies with the ability to escape government control, in which the social component is reduced to the acceptance of being a part of the community that uses them. More information in this article

Susana Martín Belmonte

Susana Martín Belmonte

And we must not forget corporate currencies, which predominantly pursue profit for the companies that create them. Amazon has created the Amazon Coin for the consumption of applications and services related to the Kindle Fire. Facebook and the Second Life virtual environment also issued their own currencies in the past. Air miles and loyalty schemes that enable customers to earn exchangeable points for products, as a result of consuming a series of products or services of a particular brand, are also parallel monetary systems, and this trend is growing.

In spite of the fact that lack of liquidity is currently the prime reason for using alternative currencies, the real challenge is not just to fill the liquidity gap the real economy is suffering from at the moment. During the run on Argentinian banks, known as el corralito, the country generated numerous exchange schemes with complementary accounting units. Few of them have survived, unfortunately, and the formula for assigning credit continues to be the same in most of the world. This formula has proven to be the cause of the Great Recession we find ourselves in. The real challenge is monetary reform: creating a monetary and financial system that, beyond acting as a liquidity stopgap in the current situation, transcends the circumstantial to become structural, by establishing a different way of assigning credit, a different way of creating money that does not cause financial crises, recessions or any other problems that today’s monetary system generates, which I have not described in this article.

Article translated by Arianne Sved and Susa Oñate – Guerrilla Translation!

Original Spanish article published in Alternativas Económicas 

Game over, Bitcoin: Buscando la moneda digital con valores humanos

bitcoin32Stanislas Jourdan

Traducido por Stacco Troncoso, editado por Arianne Sved – Guerrilla Translation!

Artículo original

Aunque, como demostración de concepto, se trata de un ejemplo extraordinario, hay quienes alegan que la cripto-moneda distribuida Bitcoin tiene serias carencias como alternativa viable al sistema monetario. Ha llegado el momento de que los monetaristas verdaderamente radicales vayan más allá de este experimento técnico para avanzar hacia el siguiente nivel de la  revolución monetaria: un sistema monetario digital basado en las necesidades humanas.

Desde su lanzamiento en el 2009, Bitcoin ha pasado de ser un proyecto cripto-anarquista a ser un candente tema de debate en la red y fuera de ella. Desde las casas okupas londinenses, hasta el barrio Kreuzberg  de Berlín, no es que todo el mundo esté pagando con Bitcoins, pero todo el mundo está hablando de ello.

El Bitcoin puede ser descrito como una cripto-moneda entre iguales, o P2P. Es decir, se trata de un sistema monetario distribuido que facilita transacciones anónimas y relativamente seguras sin necesidad de una autoridad centralizada. En lugar de emitirse a través de un sistema bancario opaco, son los propios usuarios de Bitcoin quienes generan la moneda a través de un software de código abierto y un algoritmo inteligente que facilita la seguridad y anonimidad de todo el sistema distribuido. Como resultado, no hay necesidad de una autoridad central que gestione el Bitcoin. El sistema se controla a sí mismo.

Infografía traducida por Matheus Frik

Todo el mundo está de acuerdo en que Bitcoin, desde un punto de vista técnico, es una prueba de concepto excepcional y que ha conseguido despertar conciencia sobre las imperfecciones del sistema monetario actual. La cuestión es si Bitcoin es capaz de dar solución o no a estos problemas. Cada vez hay más economistas prominentes y activistas que dicen que no.

“Un sistema diseñado para crear billonarios de Bitcoin”

El Bitcoin se enfrenta a dos tipos de crítica. La primera es técnica: el Bitcoin es una moneda anónima y sin supervisión, algo que puede llegar a ser muy útil para traficantes de droga, vendedores de armas o cualquiera que negocie en el mercado negro. Sebastiano Scròfina, el fundador de Dropis, ha enumerado una serie de críticas adicionales, pero la mayor crítica no es de carácter técnico sino económico y tiene que ver con la concepción del Bitcoin como moneda.

“El Bitcoin está diseñado por gente que cree en cierto tipo de economía, está concebido para ser como el oro, para favorecer su atesoramiento.” Michel Bauwens, P2P Foundation

Podría decirse que el Bitcoin es una moneda deflacionaria, o incluso una mera “mercancía virtual”. Al igual que el oro, el Bitcoin deriva su valor de la escasez — la circulación de Bitcoins está limitada a 21 millones de unidades. Aunque los libertarios y defensores del patrón oro ven esta escasez como una ventaja, resulta problemática para muchos. El prestigioso economista griego Yannis Varoufaki ha publicado recientemente un estudio muy inteligente sobre los problemas que esto suscita:

“En términos sencillos, si el Bitcoin tiene éxito y penetra en el mercado, una cantidad creciente de nuevos bienes y servicios se intercambiarán en Bitcoin. Por definición, el ritmo al que se incrementará esa cantidad será más rápido que el incremento en la cantidad de Bitcoins. En resumen, una cantidad restringida de Bitcoins estaría intentando seguirle el paso a una cantidad creciente de bienes y servicios. De esta forma, la cantidad de Bitcoins disponibles por unidad de bienes o servicios caería, causando la deflación.”

Y eso, según Felix Salmon, no es nada bueno:

“La inflación es mala, pero la deflación es aún peor. El motivo es que nadie gasta dinero en una coyuntura deflacionaria ya que todo lo que quieras comprar va a ser más barato en cuestión de días o semanas. La gente acumula el dinero y solo lo gasta, a regañadientes, en necesidades absolutas. Desde luego que no se lo van a gastar en contratar  a empleados —da igual lo productivos que sean, sigue siendo más beneficioso agarrarse a ese dinero y no pagarle nada a nadie.”

Expresado de otra manera, como las unidades de Bitcoin se están creando a un ritmo cada vez más lento mientras que aumenta el número de usuarios de la moneda, el valor de cada unidad siempre irá en alza. Por tanto, los nuevos usuarios tendrán una parte proporcional menor de la masa monetaria, a menos que sean lo suficientemente ricos para comprar Bitcoins a cambio de monedas oficiales.

“Bitcoin sirve para crear asimetría y desigualdad donde antes no la había”, concluye la periodista del Financial Times  Izabella Kaminska. “Es un sistema diseñado para crear millonarios de Bitcoin.”

La élite del Bitcoin: 78 entidades

Los millonarios de Bitcoin no son ningún mito. Al examinar la totalidad del gráfico de Bitcoin (pdf) desde el 12 de julio de 2011, los investigadores Dorit Ron y Adir Shamir han llegado a una serie de conclusiones reveladoras. Primero, estimaron que un 59,7% de las monedas Bitcoin están inactivas, lo cual significa que la mayoría se están ahorrando en vez de gastarse en el sistema. En segundo lugar, averiguaron algo aún más interesante: que un 97% de las cuentas de Bitcoin contienen menos de 10 unidades, mientras que un reducido grupo de 78 entidades están amasando más de 10.000 Bitcoins. Por último, los investigadores identificaron solo 364 transacciones que superaban los 50.000 Bitcoins. Su análisis concluye: “Todas estas grandes transacciones surgieron como consecuencia de una sola transacción llevada a cabo en noviembre del 2010”.

“Tabla 3. Distribución actual (13 de Mayo, 2012) del balance de Bitcoins por entidad y por dirección”

En resumidas cuentas, existe un pequeño grupo de afortunados que controla la gran mayoría de los Bitcoins del mundo. ¿Pero de quién se trata? Las investigaciones de Sergio Lerner sugieren que uno de los millonarios de Bitcoin no es otro sino el enigmático Satoshi Nakamoto, supuesto inventor de esta cripto-moneda. Dado que Nakamoto fue, sin lugar a dudas, el primer usuario en realizar una transacción en Bitcoin, Lerner ha podido rastrear toda la actividad de la cuenta de éste. Lerner concluye que Nakamoto debe de poseer unos 980,000 Bitcoins, el equivalente a unos 110 millones de dólares según el índice de cambio actual. Si no sabes muy bien qué pensar de todo esto, aquí está la opinión de Julian Assange sobre el asunto:

“Esto significa que tendrías que introducirte en el sistema de Bitcoin ya mismo, cuando aún es pronto. Es mejor ser uno de los primeros usuarios,  porque algún día, tus Bitcoins tendrán un valor enorme.”  Julian Assange, Junio 2011

“¿De qué manera va a ayudar el Bitcoin a los griegos?”

“¿De qué manera va a ayudar el Bitcoin a los Griegos?” pregunta Scròfina con escepticimo. Se supone que una moneda P2P (entre iguales) debería ofrecer algo más ante la desigualdad económica.

El economista griego Yanis Varoufakis llega a la conclusión de que el concepto de una “moneda apolítica  capaz de ’energizar’ una sociedad industrial avanzada” es una fantasía:

“¿Sería posible calibrar el suministro de Bitcoins a largo plazo de tal forma que compensara sus efectos deflacionarios, a la vez que inclinamos la balanza de la demanda especulativa a la demanda de transacciones con Bitcoin? Para lograrlo, se necesitaría un banco central de Bitcoin, lo que, por supuesto, echaria por tierra el propósito de tener una moneda digital totalmente descentralizada como el Bitcoin.”

¿Significa esto que no hay futuro para el ideal de una moneda descentralizada? No todos los detractores de Bitcoin están de acuerdo.

La Fundación P2P de Michel Bauwens fue uno de los primeros organismos en utilizar el Bitcoin, pero Bauwens decidió, sensatamente, retirar su apoyo a la moneda digital y expresó  duras críticas durante una presentación en OuiShare Fest, en Mayo del 2013. No obstante, a diferencia de Varoufakis, sigue siendo optimista:

“Gracias Bitcoin por haber hecho esto, porque ahora podemos hacer algo mejor”  Michel Bauwens, Fundación P2P.

La declaración recibió un gran aplauso por parte del público, reflejando dos días de intensas discusiones en torno a monedas virtuales y un consenso generalizado sobre la necesidad de crear nuevas alternativas.

(Pulsar sobre el rectángulo en la parte inferior derecha para activar los subtítulos en español)

Después de Bitcoin y más allá de la escasez

En uno de los debates sobre monedas virtuales celebrados en el OuiShare Fest, todos los partícipantes estuvieron de acuerdo en que las monedas del futuro deberían estar basadas en la confianza y ayudar a la economía real. Pero, ¿por dónde empezar?

“Tenemos que desmantelar la idea de que el dinero ha de ser una mercancía, o un valor acumulable a largo plazo”, explica Dropis Scròfina. En estas interesantes diapositivas, Scròfina argumenta a favor de un sistema monetario de post-escasez.

Un análisis mayormente compartido por Izabella Kaminska:

Tenemos que dejar de pensar en términos monetarios, tenemos que fijarnos en la riqueza real que nos rodea. El crecimiento general de la calidad de vida en el mundo. El valor ya existe, pero necesita una distribución mejor.

Al igual que Varoufakis, Kaminska cree que esta distribución es responsabilidad de las instituciones públicas, pero ¿podría llevarse a cabo con una moneda descentralizada y apátrida?

Existen muchos proyectos de monedas digitales alternativas que están intentando lograrlo. Freicoin y Litecoin, por ejemplo, son dos proyectos derivados del código fuente de Bitcoin pero con diferencias tangibles. Litecoin tiene una mayor masa monetaria (hasta 84 millones de unidades) y, por tanto, es más fácil de minar, mientras que Freicoin (“Moneda Libre” en alemán) se puede expandir hasta 100.000 unidades. Además, Freicoin lleva una tasa de demora incorporada: las monedas pierden un 5% de su valor todos los años. En su página web explican:

“La tasa de demora obliga a que toda la acumulación de capital circule, independientemente del afán de acumulación de los más ricos. Dado que la sobrestadía de divisas funciona a modo de impuesto sobre dinero estancado, banqueros, financieros y corporaciones no pueden seguir amasando fortuna a la espera de un incremento en los índices de interés o un clima de inversión más favorable. El dinero está perdiendo valor continuamente, con lo que se incentiva a gastarlo lo antes posible en las necesidades de la vida o invertirlo en proyectos a largo plazo que también estimulen el crecimiento de la economia verdadera, creando empleo en el proceso.”

Mientras escribía este artículo, me han hablado muchas veces de otro proyecto llamado Ripple.  Ripple no es sólo una moneda virtual, es, por encima de todo, un protocolo de pago que se puede utilizar con cualquier moneda como el Bitcoin, o incluso el Euro o el Dólar. Ripple realza los sistemas de pago P2P basados en redes sociales existentes, transformándolas en redes de confianza y rutas de transacciones.

El proyecto francés Open Universal Dividend Currency (Moneda Abierta de Dividendo Universal u Open UDC) es incluso más radical. Durante su presentación en el OuiShare Fest, Michel Bauwens nos recordaba: “¿Con quién realizamos ese intercambio P2P en Bitcoin? Intercambiamos con el ordenador”. Open UDC, en cambio, opera de forma totalmente opuesta.

Al igual que Bitcoin, Open UDC es un protocolo de moneda descentralizada que impide el doble gasto y el fraude. Pero lo que distingue a esta moneda es el hecho de que cada miembro recibirá periódicamente un dividendo de igual cantidad, una especie de renta básica. ¿Cómo funciona? A diferencia de otras monedas digitales que incorporan una renta básica, como el OCCCU, la moneda alternativa de Occupy Wall Street, ni siquiera necesita recurrir a la tasa de demora o a impuestos para repartir dinero. Open UDC sencillamente se dedica a emitir el dinero “de la nada” —  pero de manera responsable.

Open UDC aún no está operativa, pero su proporción de creación de capital estará definida por un algoritmo, determinado por dos factores: el número de participantes que utilizan Open UDC y la expectativa de vida media dentro de la comunidad. La idea es que, a lo largo de su vida,  cada miembro de Open UDC obtenga la misma cantidad proporcional de dinero que los demás. Como consecuencia, “su masa monetaria está en continua expansión y así se evita que una minoría amase demasiadas unidades en detrimento de la mayoría” me contaba uno de los contribuyentes al proyecto. “El sistema crea suficiente espacio para gente nueva, de tal forma que cualquiera puede empezar a comerciar sin tener que endeudarse antes.”

La descripción en la página oficial del proyecto reza: “Las implementaciones de Open UDC permiten que seres humanos intercambien bienes y servicios digitales con un espíritu de equitatividad espacial entre los miembros, y temporal entre miembros actuales y futuros.”

Cambiar la cultura del dinero

¿Hemos dado con el sistema monetario perfecto? Sebastiano Scròfina es más cauteloso: “En teoría, Open UDC funcionaría pero, en la práctica, se necesita más que un protocolo. Antes, se necesita una comunidad de personas que confíen entre sí.

Es irónico que el éxito del Bitcoin esté basado en un concepto opuesto: la desconfianza. El Bitcoin está diseñado para que nadie le tenga que deber nada a nadie. Los usuarios llevan sus transacciones a cabo y desaparecen.

“En ese sentido, Bitcoin es una moneda antidemocrática. Está basada en la desconfianza, en vez de la confianza, no asume ningún tipo de responsabilidad. Es más, ni siquiera hay un responsable como tal. Es nihilista y sólo resulta deseable como alternativa a otros sistemas manifestamente peores.”  Felix Salmon

Llegados aquí, dado que Bitcoin tiene tantos aspectos negativos,  puede que nos preguntemos por qué lo utilizan tantas personas.

Seguramente se deba a que, a fin de cuentas, el dinero es una cuestión cultural: mientras haya quien piense que el dinero ha de ser una mercancía, se seguirán promoviendo monedas aptas para la acumulación, la especulación y la competencia.

Afortunadamente, el auge de la economía colaborativa está impulsando un cambio cultural al promover más abundancia y considerar al ser humano como elemento esencial dentro de la economía. Si realmente creemos en los valores sobre los que se sustenta la economía colaborativa, ha llegado la hora de llevar nuestra ambición más allá para crear los sistemas monetarios descentralizados y humanos que merece la nueva economía emergente.

Esta traducción también ha aparecido en:

Cuatro escenarios futuros para la economía colaborativa

Cuatro Escenarios (2)Imagen de Stacco Troncoso

MICHEL BAUWENS

  • Traducido y subtitulado por Stacco Troncoso. Editado por Luis Gómez – Guerrilla Translation!
  • Vídeo grabado y editado por Sébastien Loix. Agradecimientos a Paka McDirham por su ayuda.

Discurso de clausura en OuiShare Fest por parte de Michel Bauwens, fundador de la Foundation for P2P Alternatives (más conocida como “P2P Foundation“), en el que introduce cuatro escenarios potenciales para la economía colaborativa.

Después del vídeo encontraréis un breve ensayo de Michel en el que describe los cuatro cuadrantes.

Para activar los subtítulos, pulsar sobre el rectángulo la parte inferior derecha.

LOS CUATRO ESCENARIOS, por Michel Bauwens

Ensayo Original:

Este pequeño ensayo pretende mostrar de un modo sencillo los posibles escenarios económicos futuros utilizando dos ejes, o polaridades, que dan lugar a cuatro escenarios distintos:

DOS EJES/CUATRO CUADRANTES

El primer eje describe la polaridad entre el control centralizado y el control distribuido de la infraestructura, mientras que el segundo muestra una orientación hacia la acumulación y circulación del capital, en contraste con una segunda orientación hacia la acumulación y circulación del procomún.

Los cuatro cuadrantes de los escenarios futuros

1/Capitalismo Netárquico

La primera combinación (arriba-izquierda) es el Capitalismo Netárquico, y presenta una combinación del control centralizado de la infraestructura con una orientación hacia la acumulación de capital. El capital netárquico es aquella fracción del capital que permite y facilita la cooperación y las dinámicas P2P, pero a través de plataformas propietarias y con un control centralizado. Aunque los individuos comparten de todo a través de estas plataformas, no tienen ni control, ni poder de decisión, ni copropiedad sobre el diseño y protocolo de las  redes/plataformas en cuestión, dado que son propiedad de un tercero. Podemos poner como ejemplo a Facebook o Google. Normalmente, bajo las condiciones del capitalismo netárquico, aunque son los usuarios quienes crean y comparten directamente el valor de uso, el intercambio monetizado queda en manos de los propietarios del capital. Esto, a corto plazo, entra dentro de los intereses de los propietarios o sus accionistas pero, a largo plazo, crea una crisis de valor para el capital, dado que los creadores del valor ni se ven recompensados, ni ven un aumento en su poder adquisitivo para adquirir aquellos bienes necesarios para el funcionamiento de la economía física.

2/Capitalismo Distribuido

La segunda combinación, (abajo-izquierda) denominada “capitalismo distribuido”, permite un control distribuido pero sigue enfocada sobre la acumulación de capital. La irrupción de la moneda P2P Bitcoin y las plataformas de crowdfunding, como Kickstarter, son representativas de este modelo. Bajo este modelo, las infraestructuras P2P están diseñadas para permitir la autonomía y participación de  agentes múltiples, pero el enfoque principal sigue siendo la generación de ingresos. Cada uno de los ordenadores que participan en Bitcoin tiene la habilidad de producir el capital circulante, lo que provoca que los grandes bancos centralizados pierdan su poder de intermediación . A pesar de ello, sigue siendo un sistema enfocado al comercio e intercambio mediante una moneda diseñada para un sistema apoyado en la escasez y que, por tanto, ha de ser obtenida a través de la competitividad. Adicionalmente, Kickstarter, funciona como un mercado a la inversa, con una inversión de prepago. Bajo estas condiciones, cualquier procomún es un producto colateral o una consecuencia del sistema, y las motivaciones personales surgen a raíz del intercambio, el comercio y los ingresos. Podemos observar muchas características P2P dentro de este contexto, en el que se fomenta un capitalismo más inclusivo, distribuido y participativo. Aunque podría considerarse como parte de un modelo empresarial posicionado en contra de los monopolios y los intermediarios depredadores, se sigue tratando de un contexto dirigido hacia el ánimo de lucro. El sistema de distribución descrito en este cuadrante carece de un enfoque local, dado que se trata de una visión de economía virtual donde los pequeños actores pueden tener un impacto mundial y crear agregados globales de pequeños contribuyentes.

3/Comunidades Resilientes

Las llamadas “Comunidades de Resiliencia” (Cuadrante inferior-derecho) se caracterizan por un control distribuido y enfocado al procomún. Sus objetivos suelen incluir la relocalización y restauración de las comunidades locales. A menudo, se basa en la expectativa de un futuro marcado por grandes carencias en cuanto a energía y recursos o, en el mejor de los casos, mayor escasez de ambos. Como solución, se propone una serie de estrategias “salvavidas”. Iniciativas como el movimiento decrecentista, las Transition Towns o Ecoaldeas, y las redes de iniciativas locales comunitarias, entran dentro de este contexto. En su vertiente más extrema, son estrategias salvavidas dirigidas a la supervivencia de pequeñas comunidades en el contexto de un caos generalizado.

Se puede argumentar que estas iniciativas están marcadas por el abandono de un afán transformador a gran escala, dado que la feudalización de la integridad territorial se considera prácticamente inevitable. A pesar de la posible existencia de una dinámica colaborativa global expresada a través de la red, sigue siendo un enfoque local. Normalmente se considera que la movilización política y social a gran escala no es un fin realista y que está destinada al fracaso. En el contexto de nuestro eje, contraponiendo el afán de lucro con el de fomentar el  procomún, estos proyectos están decididamente enfocados hacia la generación de valor dentro de la comunidad.

4/Procomún Global

La modalidad del “Procomún global”, (arriba-derecha) se posiciona en contra del enfoque exclusivamente local, para centrarse sobre un procomún global. Los defensores y partícipes de este escenario argumentan que el procomún ha de ser creado y defendido a escala global y transnacional. Aunque se trata de un modelo de producción distribuido y, por tanto, facilitado a nivel local, las micro-fábricas que forman parte del mismo son parte de una red a escala global. El beneficio obtenido a través de esta cooperación mutualizada global  repercute tanto en el diseño del producto, como en las mejoras de la maquinaria productiva del procomún. Toda empresa distribuida se ve bajo el contexto de las filés transnacionales, es decir, alianzas de empresas éticas que operan en solidaridad con un procomún de conocimientos específicos. Adicionalmente, la movilización política y social a escala regional, nacional, y transnacional, se considera parte de la lucha por la transformación institucional. Las empresas participativas son vehículos para que la gente de a pie apoye el procomún global, además de su propia subsistencia. Este último escenario no da por hecho la inevitabilidad de una regresión social generalizada, y apuesta por una abundancia sostenible para toda la humanidad.

Four Scenarios for the Sharing EconomyImagen de CollaborativeConsumption.com

DISCUSIÓN

Estos cuatro escenarios difieren en su visión del enfoque primordial asignado a la acumulación de valor. Las opciones son:

  1. Valor enfocado hacia el beneficio de accionistas globales..

  2. Valor enfocado hacia una red de pequeñas empresas con ánimo de lucro.

  3. Valor enfocado hacia la comunidad local.

  4. Valor enfocado hacia el procomún transnacional.

Cada uno de estos escenarios tendrá un efecto diferente en cuanto a organización temporal, espacial y prioridades. El tiempo y el espacio global-local coexistirán en distintas configuraciones según el escenario prevalente.

Los cuatro escenarios dan por hecho la existencia de infraestructuras que facilitan el P2P, junto a la presencia de una serie de recursos mutuos, inmateriales o materiales, con los que obtener economías de ámbito. De hecho, mientras que las economías de escala son ventajosas en épocas dominadas por una abundancia de recursos y energía (por ejemplo: la producción de unidades múltiples favorece la competitividad); las economías de alcance se vuelven esenciales en épocas de escasez de energía y recursos (es decir, es necesario “hacer más con menos”). El código abierto (Open Source) supone una mutualización de recursos inmateriales, como el conocimiento, que se vuelven accesibles para toda la humanidad, que no fragmentados y privatizados a través de la propiedad intelectual. La mutualización de recursos físicos potencia la eficacia útil en cuanto a energía y recursos, a la vez que evita periodos de inactividad en el uso y los desperdicios inherentes a la fragmentación.

Las nuevas modalidades de producción P2P son globales-locales (o “glocales”). Aunque permiten una producción a escala local a través de micro fábricas y utilizando tecnologías de fabricación distribuidas, toda la información relativa al producto y a la maquinaria se puede compartir a nivel global. Como regla general puede decirse que el principio es “mantener cerca lo que es pesado, y lejos lo que es ligero”. Se maximiza la cooperación inmaterial, mientras que se minimiza el transporte global de bienes materiales. En estos cuatro escenarios, el factor diferencial entre estrategias es, en primer lugar, la motivación subyacente de cada modelo de cooperación. Es decir, ¿están motivados por la acumulación de capital, o por mejorar la circulación del procomún?. Y, en  segundo lugar, ¿dónde recae el control?: ¿Se trata un control distribuido mediante la asignación libre entre iguales, capaces de afectar la ordenanza y el diseño de sus infraestructuras cooperativas, o se trata de un diseño infraestructural exclusivamente en manos de plataformas centralizadas de propiedad privada?

En el primer escenario de capitalismo netárquico, el control y la gobernanza recaen sobre una única jerarquía propietaria. Mientras, en el capitalismo distribuido el control recae sobre una red de empresarios partícipes en un sistema con ánimo de lucro. Dentro del modelo de la comunidad local, el control recae dentro de un territorio geográfico específico y dependiente del modelo de gobierno de la comunidad que lo haya iniciado. En el modelo del procomún global-local, el poder de decisión recae sobre un modelo triárquico en el que se encuentran: a) la comunidad que practica la autogestión social de los recursos, b) asociaciones que trabajan para el beneficio de la comunidad y gestionan las infraestructuras físicas de  cooperación (como, por ejemplo, la multitud de fundaciones de software abierto) y c) la alianza empresarial que coopera en torno a este mismo procomún.

En el último modelo, es esencial que la orientación hacia el procomún esté garantizada por nuevos modelos de gestión en las empresas participantes. Pongamos por ejemplo el caso de Linux, un procomún mayoritariamente corporativo donde el código abierto es parte integral del proceso de acumulación de capital de las empresas participantes (y con ánimo de lucro). Un contramodelo necesitaría la creación de empresas éticas, simpatizantes con el procomún y gestionadas por los propios comuneros – que también controlarían sus propias decisiones y serían propietarios. Estas empresas estarían estructuradas legalmente para tener obligación de apoyar la circulación del procomún. Sugerimos un modelo de propiedad plural, combinando la propiedad del fabricante (un rediseño de la sociedad cooperativa para la edad P2P) con la propiedad del usuario (el reconocimiento de que los usuarios de las redes también crean valor). El proceso finaliza con un retorno financiero para los fundadores de las empresas éticas que han facilitado esta dinámica. Este modelo permite la obtención de ingresos, pero la maximización de los mismos sigue siendo un tema tabú.

Los modelos de producción P2P están motivados por una combinación de orientaciones temporales y espaciales en competición mútua. Normalmente, la acumulación de valor común será un proceso continuo de auto-asignación libre y bajo el contexto del objetivo común de cada comunidad. Aún así, el trabajo por contrato de obra seguirá viéndose influido por las restricciones temporales y a corto plazo propias del capitalismo. La organización espacial será distinta dependiendo de las ventajas relativas de los enfoques locales y globales.

Los espacios de co-working, o trabajo compartido, típicamente empleados por empresarios que favorecen modos de trabajo distribuidos, se caracterizan por la elección libre de lugar y por alquilar un “tiempo” más que “un espacio”, junto a otros marcadores. El tiempo motivado por la comunidad, el tiempo motivado por el procomún y el tiempo distribuido -en oposición al tiempo centralizado y con ánimo de lucro- coexistirán y se verán organizados según la dominancia de cualquiera de los cuatro escenarios. La organización espacial estará influenciada por esas mismas dinámicas contradictorias.


Guerrilla Translation/Relacionado:
“La misión de la Web 2.0 es destruir el aspecto P2P de Internet”/ Dmytri KleinerStrip: Rushkoff in Real Life“El objetivo del juego no es tener un juego con objetivo”/ Douglas Rushkoff
https://guerrillatranslation.files.wordpress.com/2013/10/factory-e1383171595590.jpgEl desempleo es la cura de todos los males/ Paul B. Hartzog


Esta traducción también ha aparecido en: